Saxonia Moon Phase, la oda de Lange a la luna

0
168

Desde hace 20 años, la luna ha sido la gran musa que inspira a A.Lange & Söhne para crear el mayor número de calibres que exhiben sus fases de una forma precisa y rica en detalles. El más reciente modelo, Saxonia Moon Phase, posee una extraordinaria combinación entre dos complicaciones: la primera, tal y como su nombre lo dice, es una infalible indicación de las fases de luna, mientras que la segunda muestra la popular gran fecha de Lange, una de las funciones suplementarias más útiles que puede tener un reloj y misma que la firma incorporó por primera vez en 1994.

saxonia-fases-de-la-luna7

Ambos elementos componen el aspecto exterior de este reloj de perfección estética y trabajo artesanal, con un mecanismo que destaca por sus acabados de alta relojería y tornillos azulados. La gran fecha está colocada debajo de las 12 horas, mientras que las fases de la luna se observan en la mitad superior del pequeño segundero, a las 6 horas.

Por décimo sexta ocasión, la pieza emplea un calibre automático L086.5 con complicación astronómica. La indicación de la luna está directamente asociada con el movimiento continuo de la rueda de las horas, ambas siempre en movimiento. Su precisión es de 99,998% y surge a partir del engrane de siete niveles que reproduce el lapso de tiempo comprendido entre cada luna nueva. De estar funcionando sin interrupción, esta tendría que ser ajustada únicamente cada 122,6 años.

saxonia-fases-de-la-luna5 saxonia-fases-de-la-luna3

En el disco lunar de oro se expone un revestimiento de tono azul intenso y 852 estrellas recortadas con láser. Su reserva de marcha es de 72 horas con un solo barrilete. La eficacia de la cuerda está a cargo de una masa oscilante de platino -la densidad de este metal remonta con mayor eficiencia- y como consecuencia de la acción de carga, la frecuencia de su oscilador alcanza los 3 Hz. Por su calidad, trabajo artesanal y precisión, el Saxonia Moon Phase, es un digno representante de la  casa A.Lange & Söhne.

La realización del mecanismo en filigrana en las dimensiones de un calibre de reloj de pulsera, supone los más elevados conocimientos y las más altas exigencias en destreza, por lo que hoy se utiliza mucho menos que el tourbillon. No obstante, en un reloj de pulsera, es mucho más efectivo. En efecto, suprime el inconveniente de la distensión del muelle, la inevitable pérdida del par de fuerzas, utilizando inteligentemente la ley de la palanca.El accionamiento por cadena y caracol compensa la fuerza del muelle que se va perdiendo y mantiene constante el par de fuerzas efectivo durante toda la duración de la marcha. Para ello, consta de dos componentes que se hacen cargo de lo que normalmente se encarga solo el barrilete, estos dos componentes son el barrilete y el caracol cónico, que están unidos por una cadena que, en el caso del Tourbograph Perpetual está formada por un total de 636 elementos.Por uno de sus extremos, esta cadena, está unida a la zona más ancha del caracol (su base) y por el otro extremo a la superficie exterior del barrilete. En el cono del caracol va entallada una ranura que, al igual que el camino en espiral que conduce a la cima de una montaña, lleva hasta la parte más estrecha del caracol. Cuando el reloj tiene toda la cuerda dada, la cadena se desenrolla por la parte exterior del barrilete y se coloca alrededor del caracol hasta que, a modo de símil, ha alcanzado la cima de la montaña. El radio del caracol, es decir la palanca, es pequeño en este punto, el par de fuerzas del muelle por el contrario es grande. Cuanto más se destensa el muelle más pequeña es su fuerza. Sin embargo, al desenrollarse la cadena del caracol, la palanca, es decir el radio del caracol, se va haciendo cada vez mayor exactamente en la misma medida que la fuerza del muelle disminuye. El par de fuerzas en el eje del caracol permanece constante y de este modo la amplitud del volante también permanece constante.
    

5 datos que tienes que saber sobre la luna 

Fundada el 7 de diciembre de 1845 por Ferdinand Adolph Lange como taller de producción de relojes de bolsillo, la manufactura de A.Lange & Sohne Tourbillon Watches Réplica se establece en Glashütte, una pequeña población apartada en la región de Sajonia. Esta elección no fue en ningún caso aleatoria sino que tenía la misión de ofrecer nuevas perspectivas a las personas que, por el desmantelamiento de la actividad minera de la zona, perdían su medio de subsistencia. La actividad se inicia con un total de 15 aprendices, a los que F.A. Lange formará como relojeros y entre los que fomentará la especialización en determinados sectores como la fabricación de piñones, barriletes y agujas.En 1948 y poco después de la Segunda Guerra Mundial, la manufactura fue nacionalizada a la fuerza y el nombre de A. Lange & Söhne dejo de aparecer en las esferas de los relojes pasando a formar parte de la historia. En 1990, tras la caída del Muro de Berlín y de la mano de Walter Lange – bisnieto de Ferdinand Adolph Lange, fundador de la manufactura – A. Lange & Söhne resurgía de sus cenizas después de la inactividad ocasionada por la Guerra Fría y la separación de Alemania.La nueva era de A. Lange & Söhne, liderada por el icónico modelo Lange 1, tuvo unos comienzos ciertamente difíciles. “No teníamos relojes que montar y vender; no teníamos empleados, ni edificios ni maquinaria. Todo lo que teníamos era la visión de volver a manufacturar los mejores relojes del mundo en Glashütte”. Estas son las palabras con la que expuso la complicada situación inicial Walter Lange.

-Es el único satélite natural de la tierra, ubicado a 370.300 km de distancia de ella.

-El hombre llegó por primera vez a la luna el 20 de julio de 1969.

-Uno de los fragmentos lunares más espectaculares fue descubierto en Libia y pesa 1.500 gramos. Ahora se exhibe una de sus partes en la colección de “Minerales Terrestres” en Freiberg, Sajonia.

-Es el quinto satélite más grande del Sistema Solar, con un diámetro ecuatorial de 3.474 km.

-Cada 365 días la Luna se aleja 3,8 centímetros de la tierra.

Da clic aquí y  conoce más de A.Lange & Söhne y su eterno amor por la luna

saxonia-fases-de-la-luna6