Grandes Relojes de 2015: Audemars Piguet Royal Oak Concept Laptimer

0
127

Actualmente la cronometría tenía su contador a cero con escasas aportaciones que no iban más allá del rattrapante, el flyback, el sistema dual-wind y alguno que otro experimento con materiales y diseños estimulantes. Sin menoscabo de las innovaciones, lo cierto es que el santo grial de la relojería aún conservaba esencialmente las reglas del siglo pasado.

AP-post1
El Royal Oak en su variante Concept se ha convertido en el mejor laboratorio de pruebas para Audemars Piguet. Este reloj, desarrollado con la colaboración del piloto Michael Schumacher, está equipado con el calibre 2923 de carga manual con 413 componentes. Oscila a 28,800 alt/h y ofrece 80 horas de reserva de marcha. Caja de 44 mm en carbono forjado y correa de caucho. Edición limitada de 221 ejemplares.

Pero ahora Audemars Piguet presenta un reloj como verdadero cronoscopio que da el salto a las tripas de la cronometría. Este nuevo Royal Oak Concept Laptimer Michael Schumacher consta de dos agujas centrales que se controlan independientemente con tres pulsadores. Es el primer reloj mecánico del mundo en alternar un cronometraje consecutivo de las vueltas y función flyback, especialmente diseñado para la medición de los tiempos de coches en pista. El tercer pulsador (laptimer) permite, con un único movimiento, parar una de las agujas y poner la otra a cero para reiniciarla; es decir, se registra el tiempo de una vuelta y ya está en marcha el conteo de la siguiente. Este sistema también puede ser empleado como flyback estándar. Un sutil juego de vórtices donde el tiempo se eleva a la enésima potencia bajo la musculosa estética del racing conceptual y avant-garde

AP-post3
El Royal Oak Concept Laptimer Michael Schumacher es el primer reloj dotado de un cronógrafo flyback con dos agujas que se controlan de manera independiente y permiten la medición de tiempos secuenciales de hasta 1/8 de segundo. Con este guardatiempo es posible la medición del tiempo de las vueltas consecutivas.

El Royal Oak Offshore Chronograph Michael Schumacher, la primera pieza en honor al piloto alemán, nacería en 2012 con tímidas aportaciones a la colección Royal Oak Offshore. Que el entonces CEO de la firma, Philippe Merk, eligiera a Michael Schumacher como embajador de la casa era un paso meditado. “Su pasión por la relojería es auténtica. Tiene formación para valorar objetos que representan innovaciones tecnológicas que nos llevará como compañía a primer nivel.” François-Henry Bennahmias, el actual CEO de Audemars Piguet, concluye el proyecto exitosamente después de cinco años de desarrollo.

AP-post4
En el flanco de la carrura se ha colocado la firma de Michael Schumacher y siete estrellas que representan sus campeonatos en la Fórmula 1.

Tras el Royal Oak Concept RD1 Acoustic Research, también de 2015, Audemars Piguet ha convertido Royal Oak en su mejor banco de pruebas. Un golpe contra el esnobismo “smart” para sacudirnos las actuales ondas tecnológicas. (Por Leslie López)